El entrevistado puede marcharse de la entrevista si quiere, lo que no puede es ultrajar al periodista

¿Por qué hay discursos, conferencias o charlas que tienen éxito y otras no, aunque su contenido sea similar?
22 Septiembre, 2018
Mostrar todo

Otra vez el periodista Jorge Ramos se ve envuelto en un escándalo internacional por su estilo periodístico

Por: Greysis de la Cruz

El pasado 25 de febrero la empresa Univisión público que un equipo de periodistas de la cadena  encabezado por Jorge Ramos se encentraba retenido en el Palacio de Miraflores por órdenes de Nicolás Maduro.

A Nicolás Maduro le disgustaron las preguntas de Jorge Ramos y ordenó detener la grabación, decomisar los equipos y retener a los seis periodistas de Univisión  en el Palacio Miraflores en Caracas.

El mismo Jorge Ramos entrevistado vía telefónica por la periodista Patricia Janiot en Univisión, contó que Nicolas Maduro abandonó la entrevista luego de que le mostrara imágenes de venezolanos comiendo de la basura.

Relató que después de 17 minutos de entrevista a Nicolas Maduro no le gustaron las preguntas.

“Nos metieron en cuarto de oscuro y nos registraron a oscuras nos quitaron nuestros celulares y pertenencias. Nos amenazaron con llevarnos a interrogar a otro lugar, eso es una violación de los derechos humanos y la libertad de expresión. Nos están robando nuestro trabajo, si borran el material hay mucha gente que estaba en la entrevista y sabe lo que ocurrió”

Jorge Ramos

Denunció que los agentes del Palacio de Miraflores se quedaron con las cámaras, las tarjetas, celular, y el resto de los equipos y lo trasladaron al hotel custodiados.

Video que molestó a Nicolas Maduro

Al respeto debo precisar lo siguiente:

Un entrevistado tiene todo su derecho de parar la entrevista y marcharse si quiere. Lo ideal es que no lo haga, ya que evidencia que no estaba preparado para lidiar con preguntas incómodas, y detonará una crisis de comunicación como a que ocurrido con este tema, en el que ha tenido que involucrase los gobiernos de EEUU y México para salvaguardar la vida de los periodistas.

Un entrevistado debe ser preparado por un equipo clave de comunicación sobre el perfil del periodista y que tipo de preguntas puede hacer. El estilo de Jorge Ramos no es complaciente, sus preguntas son directas y muy duras. Si el equipo de comunicación del presidente Nicolás Maduro aceptó dar la entrevista por qué no lo entrenaron sobre lo que pudiera ocurrir durante la misma, puesto son públicas las opiniones de Jorge Ramos sobre Venezuela y Nicolas Maduro.

Es inaceptable que el entrevistado, en este caso el presidente Maduro, valiéndose de su poder y con el único fin de que la entrevista no sea publicada,  ordene detener a los periodistas, le retire sus instrumentos de trabajo a la fuerza, los conduzcan custodiados por militares al hotel, lo mantengan rodeados con un dispositivo de seguridad y los deporten sin devolverle ninguno de sus equipos ni su material grabado.

Estas acciones son un claro abuso a la libertad de prensa y libertad de expresión. Son acciones arbitrarias que no pueden ser toleradas, no importa el gobierno que las ejecuten.

El líder de Nicolas Maduro, el fallecido Hugo Chávez le concedió tres entrevistas al periodista Jorge Ramos y nunca paró ninguna de ellas, ni lo ultrajó. Simplemente se defendió en el terreno de ataque: la entrevista, respondiendo a veces con palabras subidas de tono, mostrando su habilidad de controlar situaciones incómodas, interrumpiendo esos momentos de tensión pidiendo un café caliente e introduciendo la chanza mientras mentalmente analiza su respuesta.

Lo que pasó con Maduro es un ejemplo de la importancia de estar emocionalmente centrado y mentalmente adiestrado para lidiar con las diversas situaciones que pueden ocurrir durante una conversación con un periodista.

Entrevista de Jorge Ramos a Hugo Chávez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *